Beber con regularidad productos azucarados podría complicar la recuperación de un paciente con COVID-19

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, clasificó las bebidas azucaradas como “veneno embotellado”. Dos palabras que llevaron al funcionario público a ganarse la enemistad de las compañías de refrescos a nivel nacional.

El epidemiólogo reiteró a la población, especialmente a las personas que padecen COVID-19, a reducir la ingesta de estos productos. Los calificó como “veneno” y “pintura con azúcar”, y aseguró que son detonadores de afecciones como la obesidad, la diabetes o la hipertensión.

“En México se ha estimado que más de 25,000 personas mueren cada año asociados con el consumo de bebidas azucaradas. Entonces, estamos realmente preocupados por las personas, por la sociedad. Tener ahí un factor de riesgo que genera tantas muertes, más muertes que el COVID-19, y no hacer nada… Y que el secretario tenga el valor, por primera vez un funcionario público, de señalar este tipo de cosas, y que lo quieran censurar cuando se está diciendo la verdad, pues es terrible”, mencionó.