Confinamiento global, respiro necesario para ecosistemas y especies: Daniel Madariaga Barrilado

A partir de que se debió implementar el confinamiento obligatorio o controlado en prácticamente todo el mundo, principalmente especies animales han retomado un poco el control de sus hábitats, lo que para el especialista Daniel Madariaga Barrilado ha sido un respiro necesario para la conservación de los ecosistemas.

“Nos encontramos ante una pandemia que para los humanos, ha representado el fallecimiento de miles de personas, el desplome de mercados, incertidumbre en las industrias pero en contraparte, ha dado un respiro necesario a las especies de flora y fauna que se han visto agobiadas y perjudicadas durante años por el hombre”, explica Madariaga Barrilado.

“Aunque nos parece sorprendente ver cómo se aclaran las aguas por ejemplo del Caribe mexicano, que hasta hace algunos meses se encontraban afectadas por el sargazo, o ver ejemplares de medusas, tiburones o ballenas en playas usualmente concurridas, es algo natural. Las especies animales se sienten menos estresadas por el ruido de la actividad humana, lo que les hace acercarse a hábitats que debieron abandonar por temor o para resguardarse de la cacería”, detalla el especialista.

Daniel Madariaga recuerda cómo en fechas recientes, trascendió el hecho de que por primera vez en los últimos 30 años, el Monte Himalaya pudo ser visto desde la India, como resultado de la disminución de contaminación atmosférica.

“Nos asombra un hecho que en realidad debería ser algo natural. Es decir, la normalidad es poder respirar aire libre de polución y observar montes o valles sin obstrucciones. Sin embargo, con el paso de los años hemos descuidados aspectos vitales para nuestra salud y la de los ecosistemas. Vemos como algo normal el respirar aire contaminado que se encuentra cinco veces por encima de los niveles considerados como sanos”.

En ese contexto, la Organización Mundial de la Salud tiene establecidos como niveles seguros en la calidad del aire un límite de materia particulada (PM2,5) inferior a 20 mg/m3. En el caso de la India, los niveles cotidianos se encuentran en 100mg/m3 de PM, es decir cinco veces por encima de lo establecido como sano.

“La medida del confinamiento que ha debido dictarse en muchos países del mundo, ha permitido reducir las tasas de contaminación, el uso de combustibles fósiles o cosas cotidianas como el ruido provocado por congestionamientos automovilísticos o embarcaciones. Claro que las especies animales notan el cambio, son las primeras en darse cuenta de que algo es diferente. El reto que tendremos como sociedades denominadas inteligentes, de superarse la pandemia de coronavirus Covid-19, será aplicar medidas que permitan un alivio para los ecosistemas, políticas públicas que se enfoquen verdaderamente en la conservación de flora y fauna y medidas de uso de transporte mucho más conscientes y responsables del cuidado de nuestra salud y entorno”, puntualiza.