Cárdenas Palomino y Pequeño García escalaron puestos policiales en los sexenios de Fox, Calderón y Peña Nieto

Luis Cárdenas Palomino y Ramón Eduardo Pequeño García durante tres sexenios altos mandos de la policía en México. Promovidos por su jefe, Genaro García Luna, escalaron posiciones en áreas de seguridad e inteligencia, hasta tener a su cargo operativos clave contra el crimen organizado y la vigilancia de instalaciones estratégicas, carreteras y aeropuertos.

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos los acusó de ser, – al mismo tiempo, – protectores, colaboradores y cómplices del Cártel de Sinaloa y del tráfico de toneladas de cocaína a su territorio.

En México, existen desde hace más de una década señalamientos de posible cooperación de García Luna, Cárdenas Palomino, entre otros, con el crimen organizado. Se han iniciado carpetas de investigación y se han congelado cuentas ligadas a ellos por posible lavado de dinero.

Pequeño García, lo dieron de baja a mediados del gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto del cargo de jefe de División de inteligencia de la Policía Federal, luego de que el líder del “Cártel de Sinaloa” lograra escapar de un penal vigilado por cámaras que tenía a su cargo.