Crean nuevo parámetro de sismicidad volcánica

Crean nuevo parámetro de sismicidad volcánica

Como parte de un proyecto de investigación entre la Universidad de Colima y el Centro de Geociencias de la UNAM, el investigador del Real Observatorio de Bélgica (Observatoire Royal de Belgique), Raphael de Plaen, realizó en días pasados una estancia científica en nuestra casa de estudios, con la finalidad de compartir sus conocimientos técnicos al equipo de trabajo que opera la Red Sísmica Telemétrica del Estado de Colima (RESCO), del Centro Universitario de Estudios Vulcanológicos de la Universidad de Colima.

El proyecto se llama “Sobrepasando los límites de la termografía y monitoreo en tiempo real de volcanes usando ruido sísmico ambiental: Caso de estudio, Volcán de Colima”.

Esta colaboración, que se da en el marco de un proyecto que busca incorporar los últimos avances en cuanto al monitoreo de ruido sísmico en el Volcán de Colima y el Popocatépetl, recibe financiamiento de la Convocatoria de Ciencia de Frontera 2019 del Conacyt, y en él participan los investigadores de la Universidad de Colima Raúl Arámbula Mendoza y Dulce Vargas Bracamontes y de la UNAM, Víctor Márquez Ramírez y el propio Raphael de Plaen, quien se encuentra realizando su posdoctorado en el Centro de Geociencias de la UNAM.

Raphael de Plaen dijo que este trabajo de investigación se centra en analizar los ruidos sísmicos al interior del volcán, observar los cambios en la superficie y hacer una tomografía en tiempo real de la estructura del interior del volcán; “es algo parecido a una imagen de rayos X, ya que las ondas sísmicas viajan dentro de la corteza volcánica de la misma manera que los rayos X viajan dentro de un cuerpo humano, por ejemplo”.

Agregó que dicha tomografía es una imagen que conjunta la información de la estructura y la velocidad sísmica al interior del volcán y “eso genera lo que llamamos un modelo de velocidad 3D, que nos permite determinar con más precisión dónde ocurren los sismos. Ahora este modelo de velocidad es usado para mejorar la localización de los sismos volcánicos dentro del Volcán de Colima”.

Informó también que los hallazgos de esta investigación conjunta ya se han dado a conocer en un artículo científico publicado en el “Journal of Volcanology and Geothermal Research”. Sin embargo, añadió que se sigue trabajando con métodos más tradicionales del monitoreo volcánico, con la finalidad de mejorar las tomografías generadas con el ruido sísmico y, a su vez, estudiar las erupciones pasadas del Volcán de Colima para identificar otras señales que pudieran servir para predecir posibles erupciones futuras y mejorar los sistemas de alarma.

“Estos avances se darán a conocer en los próximos días a través de conferencias y publicaciones científicas, pero también mediante el código de un software que se pueda utilizar en otros volcanes de México y del mundo. Es una visión abierta de la ciencia que nos permitirá una evolución constante, todos juntos”, finalizó.

Por su parte, el director del Centro Universitario de Estudios Vulcanológicos (CUEV), Raúl Arámbula comentó que el investigador belga ha realizado un gran aporte al monitoreo del volcán a través de esta tomografía, que ayuda a mejorar la localización de los sismos volcánicos; “todos los sismos que ya se están localizando en el edifico volcánico son gracias al modelo de velocidades que desarrolló Raphael. En Resco tenemos otro sistema que detecta cambios en la velocidad del medio y, en teoría, si llegáramos a tener una nueva intrusión de magma, estos cambios podrían anticiparnos dicha intrusión”.

A su vez, señaló que esta novedosa metodología permite obtener nuevos parámetros de monitoreo y se suma a los que ya realiza el CUEV, como el de la sismicidad, la deformación volcánica, la geoquímica (mediante el estudio de gases de los acuíferos) y los análisis satelitales; “entre más datos incorporemos podemos hacer un mejor diagnóstico de lo que ocurre con el Volcán y podremos apoyar mejor a los tomadores de decisiones en el caso de un incremento de la actividad”.

Finalmente, dijo que el artículo científico publicado en el “Journal of Volcanology and Geothermal Research” es un producto científico de alto nivel con una técnica novedosa; “de hecho, es la primera tomografía de alta resolución superficial de un volcán en México”.

Por su parte, la investigadora del CUEV, Dulce Vargas Bracamontes resaltó que el científico invitado se encuentra a la vanguardia a nivel mundial en cuanto a las técnicas de ruido sísmico y que el grupo en el que trabaja dentro del Royal Observatory of Belgium es uno de los más importantes a nivel mundial, “incluso nos está ayudando a analizar datos de 2015, año en el cual se presentó una de las erupciones más grandes de los últimos 100 años; estamos hablando de técnicas que no utilizan el común de los vulcanólogos en el mundo, a eso me refiero con técnicas de vanguardia”.

De acuerdo a la información proporcionada por la UdeC, el investigador del Centro de Geociencias de la UNAM, Víctor Márquez Ramírez dijo que esta investigación y el artículo publicado forman parte de los entregables del proyecto de Ciencia de Frontera financiado por el Conacyt.

“La UNAM es líder del proyecto, pero tenemos varios años trabajando con nuestros colegas de la Universidad de Colima y el objetivo final es implementar estas técnicas, primero en el Volcán de Colima, donde ya tenemos más avance y posteriormente en el Popocatépetl, trabajando siempre de manera conjunta, como un equipo”, culminó.

Noticias Relacionadas

Destacadas

Lo mas comentado