Icono del sitio El Pulso de Colima

La sal de Cuyutlán, fruto de generaciones

Sal de Cuyutlán

Pese a los sufrimientos físicos, económicos y sociales por los que han transitado en casi un siglo, los productores de sal de mar en Cuyutlán no han cesado de trabajar para que este producto de uso comestible llegue a millones de hogares mexicanos.

Es tanto su amor por el oficio, que durante los periodos de zafra (de marzo a junio), socios de la Sociedad Cooperativa de Salineros de Colima trabajan día y noche en Cuyutlán produciendo lo que hoy es considerado como el “oro blanco” de Colima.

“Es un oficio de gran ayuda para las familias, que incluso brinda mejores utilidades que un empleo formal”, reveló Julio Meza Sánchez, secretario de la Sociedad Cooperativa de Salineros del Estado de Colima.

De generación en generación

Don Julio, de 52 años de edad, consideró como bonita su experiencia laboral en las salinas, ya que sus padres, familiares y amigos le enseñaron el oficio.

“Antes la gente estaba unida, se les llamaba por sus apellidos o por sus apodos: Los Bichos, Los Chivos; casi toda la gente era socia; y las mujeres apoyaban mucho llevando el bastimento para el trabajador”, aseveró Meza.

Además agregó que hoy se lleva a producir sal a los hijos y hermanos, pues entre 1985 y 1992 se vinieron comodidades para la producción y el transporte.

Mario Jiménez, actual representante legal de la Sociedad, ha sido un fiel trabajador en el proceso de elaboración de la sal, siguiendo los pasos de su padre y su abuelo. Como muchos de los salineros de la Cooperativa.

Don Mario rememoró que antes había 400 socios y 400 mozos. “Éramos 800 familias las que caíamos aquí, le dábamos vida al pueblo, al municipio de Armería, y a los Reyes, localidad rural, porque siempre era algo de dinero el que gastábamos. Pero desgraciadamente ya quedan las puras untadas”.

El oro blanco de Colima

La sal de Colima es considerada com “el oro blanco”, por su sabor, blancura, minerales y propiedades regenerativas, más que por su beneficio económico.

Además, la sal de Cuyutlán es famosa y recomendada entre el ámbito gastronómico. Don Julio platicó que se ha comparado esta sal con la de mina (industrial) y mucha gente dice que esta es mejor.

“Muchos chefs lo comentan, que esta sal le da gran sazón a la comida. Además, es más soluble que la de mina, pues se disuelve inmediatamente”, agregó Julio. Por eso es considerada de las mejores, y de las más populares.

También recordó que existe el producto Flor de Sal, extraída de la salmuera cuando flota durante el proceso artesanal, -agua con una concentración de sal disuelta superior al 5 por ciento-. Y que este producto es recomendado para las personas diabéticas, hipertensos, mujeres embarazadas y con problemas de retención de líquidos, porque “es más soluble y tiene menos minerales”.

El secretario de la Sociedad Cooperativa comentó que el año pasado lograron sacar dos toneladas y media de Flor de Sal, que vale 110 pesos el kilo, mientras que de sal de grano sacaron 48 mil toneladas, cifra récord en zafra.

 

Salir de la versión móvil