Zona arqueológica La Campana, en Colima, es declarada Área Natural Protegida

En Colima fue declarada Área Natural Protegida, la Zona Arqueológica de La Campana, un recinto prehispánico que data del mil 500 años antes de Cristo y que está rodeado de 94 hectáreas de selva y bosque, en medio de la zona conurbada de la capital del Estado y la Ciudad de Vila de Alvarez.

“Este binomio que es de suma importancia, para lograr un manejo adecuado de las Áreas Naturales Protegidas no solo aquí en Colima sino en todo el país, es fundamental para que sigamos avanzando en materia de protección y conservación de los ecosistemas de nuestro territorio”, afirmó Fernando Ramón Gabito Pérez, Director de la Reserva de la Biósfera Sierra de Manantlán.

En este lugar entre los vestigios arqueológicos viven aproximadamente 128 especies de aves, siete de anfibios, cinco de reptiles, 11 mamíferos terrestres y cinco especies de mamíferos voladores.

Además de 200 diferentes especies de plantas de las cuales se han identificado 174.

“Hay unas aves rapaces muy bonitas que son estas aves con uña grande como los halcones, el halcón gris, se han encontrado por ejemplo zorra gris, es una especie muy común que se está viendo aquí en el parque,también se ha visto nutria de río en la zona del Río Colima, es uno de los pocos lugares en el país en zonas urbanas donde hay nutria de río, han visto el jaguarundi, hemos visto rastros de jabalí”, informó Alvaro Martínez, quien es ambientalista.

Uno de los beneficios ambientales que ofrecen 94 hectáreas de vegetación, es la regulación de la temperatura, que es de aproximadamente 4 grados menos respecto a la zona de asfalto, así como la reducción del ruido.

“Por ejemplo la regulación del ruido, ahorita fácilmente tenemos unos 30 decibeles menos que en la avenida”, finalizó Álvaro Martínez.

Este espacio se suma a las cinco áreas naturales protegidas de competencia federal que existen en Colima, esto es, más de 21 mil 745 hectáreas en las que están protegidas cerca de 500 especies de aves, mamíferos y reptiles.

LA CAMPANA

En tiempo de la colonial el lugar era conocido como “El potrero de la Campana”, refiriéndose a la forma trapezoidal del montículo principal del antiguo asentamiento antes de que fuera excavado, cuyo diseño era similar a la silueta de una campana.

Existen datos que permiten sustentar que el nombre original del lugar fue  “Almoloya”, lugar señalado en las fuentes históricas del siglo XVI como un asentamiento importante cercano al Templo de San Francisco de Almo Almoloyán, que se fundó a principios del mismo siglo con indígenas de la región.

La Campana es un sitio arqueológico perteneciente a la tradición Tehuchitlán, cuya característica principal son las tumbas de tiro. Este sito se desarrolló en el occidente de México paralelo a otros desarrollos regionales como Teotihuacán y Monte Albán hacia el Clásico Temprano, por lo que también es un ejemplo de los primeros asentamientos urbanos en Mesoamérica.

El asentamiento cubre 132 hectáreas y se localiza entre los ríos Colima y Pereira. En el sitio se pueden observar calles y un sistema de drenaje, además de edificaciones de carácter administrativo, religioso y habitacional sobre plataformas circulares y cuadrangulares, un Juego de Pelota y un sinnúmero de petroglifos tallados en la superficie de patios y plazas. Cronología: 300 a. C. a 1500 d. C. Ubicación cronológica principal: Clásico Temprano, 100 a 600 d. C.