Mantener las fronteras cerradas no es una estrategia viable para frenar la propagación COVID-19

Tras brotes por COVID-19, han llevado a algunos países a reimponer restricciones a los viajes en los últimos días, entre ellos el Reino Unido, que ha desbaratado la reapertura de la industria turística europea al ordenar una cuarentena para los viajeros que regresan de España.

Varios países están cerrando sus fronteras a los viajeros procedentes de zonas de riesgo, o imponen cuarentenas y pruebas, pero sin una estrategia concertada.

La OMS comentó: “Es muy difícil contar con una política que convenga a todos. Si soy una pequeña nación sin casos de COVID-19, un solo caso (importado) puede significar un desastre. En un país donde la incidencia de la enfermedad es importante, cerrar las fronteras puede no significar una diferencia”.

El director de la OMS, Tedros Adhamnom Ghebreyesus, comunicó, el mundo solo podrá vencer la pandemia de COVID-19 si se cumplen estrictamente las medidas sanitarias, desde el uso de mascarillas hasta la prohibición de grandes reuniones. Numerosos países están cerrando sus fronteras a los viajeros procedentes de zonas de riesgo, o imponen cuarentenas y pruebas, pero sin una estrategia concertada.

Tedros Adhamnom Ghebreyesus, agregó: “Es muy difícil contar con una política que convenga a todos. Si soy una pequeña nación sin casos de COVID-19, un solo caso (importado) puede significar un desastre. En un país donde la incidencia de la enfermedad es importante, cerrar las fronteras puede no significar una diferencia”.