Clubes de inversión, alternativa para diversificar patrimonio: Rodrigo Besoy Sánchez

Desde hace muchos años el término “Investment Club” o Club de Inversión, ha estado presente entre generaciones y sociedades económicas del mundo más desarrolladas. Sin embargo, en fechas recientes ha tomado mayor fuerza y relevancia ya que las plataformas de “crowdfunding” o “fondeo colectivo”, han ayudado a acercar inversionistas con emprendedores, lo cual ha hecho que el mercado se amplie significativamente, así lo sugiere Rodrigo Besoy Sánchez, especialista y asesor en inversiones.

“Recurrir a un Club de Inversión e incluso crear uno, es una gran alternativa para aquellas personas que buscan acceder a oportunidades de inversión en etapa temprana y que antes estaban disponibles principalmente para grandes inversionistas. En el mercado inmobiliario también se usa mucho esta figura ya que el costo de las propiedades suele ser elevado para que cada pequeño inversionista lo haga de manera independiente.. Los Clubes de Inversión permiten a sus integrantes identificar y evaluar nuevas oportunidades de negocio, involucrarse en un ecosistema visionario y generar potencialmente grandes retornos”, señala.

El especialista comparte algunos tips y recomendaciones para crear un Club de Inversión exitoso, aprovechando esta temporada de confinamiento donde se puede tener tiempo para evaluar alternativas que en el día a día es difícil detenerse a identificar:

  1. Encontrar a miembros potenciales: Esta es la parte medular del Club de Inversiones pues los miembros deberán ser personas que no sólo aporten recursos económicos sino que generen valor y estén dispuestas a contribuir con el éxito del club. Lo ideal es que estén conformados entre 5 y 20 personas.
  2. Estructura y Organización: Una vez identificados y seleccionados a los miembros que conformarán el Club de Inversiones, es vital proceder con la estructuración y organización de los miembros que ocuparán cargos como: Director del Club, Presidente, Vicepresidente, Tesorero, etc.
  3. Reglas claras: Al ser un negocio que gira en torno al dinero, las reglas deberán ser muy claras y aplicables para todos los miembros. Es recomendable que sean lo mas sencillas posibles pero muy específicas. Entre estas reglas deberán estar los criterios bajos los cuales se invertirá o se hará liquidez de un activo, retorno mínimo esperado, tamaño de las inversiones (para evitar concentración), cómo manejar las distribuciones de recursos, criterios para aceptar nuevos miembros, etcétera.
  4. Establece una estructura legal: la figura más común para un Club de Inversión suele ser la de una sociedad. Para identificar cuál es la que satisface las necesidades de tu grupo, puedes acercarte a los especialistas para que te asesoren.
  5. Tener una Agenda: Una vez definida la estructura, organización y figuras legales, hay que dar paso a una agenda común para revisar en las reuniones con todos los miembros del Club de Inversión. En estas agendas deberá incluirse la revisión de las finanzas, el desempeño, las posiciones de inversión y planes de acción para aquellas inversiones con bajo rendimiento.

Rodrigo Besoy Sánchez recomienda este ejercicio de los Clubes de Inversión, entre familiares o amigos cercanos, pues los objetivos en común y la confianza, serán claves para su correcto funcionamiento.