Iglesia católica se suma contra el Covid

Colima, 17 Marzo.- El Obispado de Colima que encabeza Monseñor Marcelino Hernández Rodríguez, a través del Vicario General, José de Jesús Ramos Hueso y el vocero del Episcopado, el Padre Oscar Llamas Sánchez, anunció que debido a la presencia del coronavirus en el mundo, la iglesia católica suspenderá, hasta nuevo aviso, las misas dominicales, los retiros, los seminarios entre muchos otros eventos.

Ramos Hueso informó que las recomendaciones vienen del Santo Padre el Papa Francisco, de la Conferencia del Episcopado Mexicano, y las disposiciones de las autoridades de la Secretaría de Salud Pública federal. “Que nos ha informado que estamos en la fase 1 de contención del Covid-19, y como preparación para la segunda fase que se tiene prevista a finales del mes de marzo, o principios de abril”; ya que en “nuestro país hay cerca de 82 casos confirmados como portadores de este virus”.

Por lo anterior, la iglesia católica tiene como deber suspender los retiros espirituales, asambleas, congresos, jornadas y catequesis; la catequesis infantil, y la Pascua Juvenil; pláticas cuaresmales. En segundo término, el Seminario Menor suspenderá clases del 20 de marzo al 20 de abril; mientras que las actividades del Seminario mayor fueron suspendidas desde el día 16 del presente mes hasta el 04 de abril. “Para el santoral de Semana Santa posteriormente se emitirá un comunicado en el que oportunamente se dará la información pertinente”.

Y como tercer punto: “Las misas dominicales en los templos parroquiales (70 en todo el estado), santuarios y capellanías quedan suspendidas hasta nuevo aviso. Sin embargo el Episcopado asume que los templos sí quedarán a abiertos los domingos para la oración personal.

Los representantes católicos mencionaron que la misa dominical podría ser vista mediante ´medios  digitales; las iglesias pueden permanecer abiertas siempre y cuando cuenten con las medidas sanitarias; y pidió a los párrocos seguir promoviendo e intensificando con responsabilidad todas las medidas e indicaciones sanitarias para evitar la propagación del virus. “Les pido que inviten a las personas encarecidamente  a que en la medida de lo posible permanezcan en sus casas, recordemos que no son vacaciones sino un aislamiento preventivo contra los contagios”.

Por último, el padre José de Jesús Ramos enfatizó que los sacerdotes, religiosas, seminaristas y laicos, así como la población en general debe tomar estas medidas  de emergencia nacional con serenidad, sabiduría, y responsabilidad como “manifestaciones de amor, solidaridad y cuidado entre hermanos”.

Foto tomada por Oswaldo Sánchez