COLUMNAS 06/11/19

TEMPLO MAYOR – REFORMA 

NO SE ENTIENDE por qué el presidente Andrés Manuel López Obrador le envía condolencias a la familia LeBarón a través de Donald Trump, si las víctimas también eran mexicanas dado que tenían la doble nacionalidad. SI no hubieran sido estadounidenses, el mandatario mexicano habría guardado un sepulcral silencio. Porque cuando las víctimas son nacionales, el Presidente no acostumbra a dar condolencias, ofrecer el pésame y prometer justicia como lo está haciendo ahora.

LEER MÁS 

BAJO RESERVA – EL UNIVERSAL 

Cobijado por altos mandos militares, con una maleta llena de soberbia y su muñeco Pinocho, Alfonso Durazo viajó este martes a su tierra para enfrentar uno de los hechos más salvajes que se recuerden en la región y en México: el asesinato a mansalva de nueve personas, entre ellos seis niños. Se fue luego de comparecer en el Senado, donde legisladores de oposición le regalaron un muñeco de Pinocho “por las mentiras” en el operativo fallido para detener al narcotraficante Ovidio Guzmán. 

LEER MÁS 

TRASCENDIÓ – MILENIO 

QUE después de la llamada con Donald Trump, Andrés Manuel López Obrador ordenó al canciller Marcelo Ebrard y al secretario de Marina, Rafael Ojeda, recorrer la zona del ataque a los LeBarón, en los límites de Chihuahua y Sonora, que cobró la vida de nueve personas. 

LEER MÁS

FRENTES POLÍTICOS – EXCÉLSIOR

 Al mejor cazador se le va la liebre. Conocido en el ambiente político como un buen cabildero, Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, esta vez topó con pared. Apoyar a María del Rosario Piedra Ibarra, para encabezar la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, complicó los consensos y por tanto, la mayoría calificada. La oposición va contra el posicionamiento político del presidente Andrés Manuel López Obrador en favor de Piedra Ibarra y construyó un veto natural en la designación del sustituto del ombudsmanLuis Raúl González Pérez. La discusión se ha “ideologizado”, acusó el senador. La tozudez va ganando. Si el actual titular de la CNDH cumple el periodo de su encargo sin tener sustituto, la posición sería ocupada por el primer visitador. A pesar de los oficios de Monreal, se antoja complicada la tarea. Este “atorón” le costará al país.

LEER MÁS

PEPE GRILLO – CRÓNICA

Aunque varios legisladores intentaron en el Congreso sacar raja política a la tragedia de la familia LeBarón lo cierto es que ninguno pudo tirar la primera piedra. El gobierno federal es morenista, es verdad, pero el de Chihuahua está gobernado por el panista Javier Corral y el de Sonora por la priista Claudia Pavlovich. En el municipio de Bavispe, Sonora, donde ocurrieron los hechos, hay cuatro policías. Su alcalde, Cornelio Vega, llegó por una alianza PRI, Verde y un partido local.

LEER MÁS

REDES DE PODER – REPORTE ÍNDIGO

Los legisladores federales tendrán una última oportunidad el próximo periodo ordinario de sesiones para finalmente legislar sobre la regulación de la cannabis. A pesar de que el plazo establecido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación había expirado el pasado 30 de octubre, el máximo Tribunal Constitucional del país otorgó una prorroga excepcional para que resuelva de manera integral. La nueva fecha límite que otorgó la Corte es el próximo 30 de abril de 2020, justamente el último día del segundo periodo ordinario de sesiones del segundo año legislativo. Las distintas bancadas recibieron un tiempo extra por parte del Senado, pero el problema es que ni siquiera en el grupo parlamentario de Morena hay consenso para definir la ruta legislativa, por lo que queda mucho trabajo por delante.

LEER MÁS

JAQUE MATE – REFORMA

La historia de horror no solo no termina sino que cada día empeora. La matanza de tres mujeres y seis niños de la familia LeBarón de Chihuahua, que dejó también a seis niños lesionados, es un doloroso recordatorio. Lo peor es que no se ve la manera de revertir la situación. El plan de ofrecer abrazos en vez de balazos no está funcionando. El secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, afirmó ayer en la mañanera que veía la posibilidad de una “confusión” en este caso. 

LEER MÁS 

ESTRICTAMENTE PERSONAL – EL FINANCIERO

La información corrió como la liebre. Al menos tres mujeres y seis niños miembros de la familia LeBarón, de Chihuahua, miembros de la comunidad mormona de ciudadanos de México y Estados Unidos, fueron asesinados en Sonora. Fueron emboscados, acribillaron a un niño cuando corría para huir, mientras sus hermanos y su madre morían calcinados en una de las camionetas en las que viajaban. Vivimos la secuela del culiacanazo, donde los criminales están empoderados ante un gobierno federal rebasado, sin rumbo, y crecientemente aislado.

LEER MÁS 

EL ASALTO A LA RAZÓN – MILENIO

La masacre de madres y niños LeBarón, cualquiera de las anteriores y la suma de todas las cometidas en 11 meses no mueven un ápice a la 4T de su fantasioso enfoque de la rampante criminalidad. Por enésima ocasión, el secretario jefe del gabinete de Seguridad, Alfonso Durazo, reitera la inútil estrategia de “atacar”, mediante caritativos programas sociales, “las causas” de todo tipo de delitos que empujan a miles de jóvenes a darse de alta en (o ser cooptados por) las bandas criminales. 

LEER MÁS

EN PRIVADO – MILENIO

Si la mejor explicación oficial sobre la matanza de la familia LeBarón es que bandas armadas de la zona, delincuentes, pues, quizá los confundieron con otro grupo criminal, estamos en graves problemas. Y lo digo, primero, por el reconocimiento de que esa región del noroeste es territorio de los cárteles, pero antes de todo, por lo atroz de la masacre, tres mujeres y seis menores muertos y otros seis niños más, heridos, y la saña: ametrallaron las dos camionetas y con ellos dentro, las incendiaron. 

LEER MÁS

JUEGOS DE PODER – EXCÉLSIOR

A lo que hemos llegado: mujeres, niños y bebés masacrados. Baleados y quemados sin misericordia. La hipótesis del gobierno mexicano es, simplemente, absurda: que unos delincuentes los confundieron con otro grupo criminal. La típica explicación de cartabón de las autoridades de nuestro país cuando no saben qué decir. Hoy, frente a la tragedia que está viviendo la familia LeBarón, pienso en la crueldad extrema de algunos seres humanos que, sin compasión alguna, matan a bebés, niños y mujeres inocentes. La “banalidad del mal”, como diría Hannah Arendt.

LEER MÁS 

RAZONES – EXCÉLSIOR

El asesinato de nueve integrantes de la familia LeBarón es la gota que ha colmado el vaso. Una familia de origen estadunidense y religioso, que ha sido perseguida desde hace diez años –y a la que se le quitó la seguridad en el inicio de este sexenio–, fue víctima de lo que las autoridades aseguran es solamente algo así como mala suerte. Porque quedaron en medio de la lucha entre dos bandas criminales que literalmente controlan toda esa zona en la frontera entre Chihuahua y Sonora.

LEER MÁS 

ARSENAL – EXCÉLSIOR

Gustavo Madero abrió su celular, buscó la aplicación de Twitter, localizó la cuenta de Donald Trump y tradujo tres mensajes que el presidente de Estados Unidos escribió sobre la masacre de la familia LeBarón en la frontera entre Sonora y Chihuahua. El senador panista leyó con énfasis el primer tuit del jefe de la Casa Blanca que dice: “Los cárteles de la droga se estaban disparando unos a otros  con el resultado de que mucha gente de Estados Unidos resultó muerta, incluyendo niños y algunos desaparecidos”.

LEER MÁS 

DÍA CON DÍA – MILENIO

He leído un retrato profético del gobierno actual de México en un texto publicado en el año 2017. Se trata, dice aquel texto, de un gobierno antielitista, donde todos los errores vienen de “las élites que gobernaron antes”. Es también un gobierno antipluralista, en el sentido de que “él y sólo él representa al pueblo”. Quien no apoya a este gobierno no es “propiamente parte del pueblo, siempre definido como recto y moralmente puro”. Cuando estaba en la oposición, este gobierno “retrataba a sus rivales políticos como parte de la élite corrupta e inmoral”. 

LEER MÁS 

AGENDA CONFIDENCIAL – EL HERALDO DE MÉXICO

Les guste o no, el presidente Andrés Manuel López Obrador va a seguir hablando (mal, por supuesto) de los ex presidentes neoliberales que ha tenido México, porque, según él, es la única forma de entender lo que le pasó al país en los últimos 30 años. O sea, por qué la mitad de la población es pobre, cuasi en la miseria; por qué floreció la corrupción, y el narco tiene de rodillas al actual gobierno.

LEER MÁS 

ASTILLERO – LA JORNADA

En la intrincada escena mexicana apareció la mano de Donald Trump. Formalmente es una mano generosa, benevolente. Comparte preocupaciones. Ofrece ayuda. Propone emprender una guerra de las dos naciones contra los cártelesdel crimen organizado. Guerra a desarrollarse en México, desde luego: contra la delincuencia de acá (también la política) que, para sus trasiegos de drogas y armas, cuenta con la innombrada complicidad de la de allá. Hágase la voluntad de una nueva guerra contra el narcotráfico en los terrenos de mi vecino.

LEER MÁS 

HISTORIAS DE REPORTERO – EL UNIVERSAL

Lo que empezó siendo una exigencia de especialistas, periodistas críticos y opositores, se ha vuelto ya un franco clamor social, y un reclamo en privado y en público por parte del gobierno de Estados Unidos hacia la administración del presidente López Obrador: ¡¿cuál es la estrategia para acabar con la inseguridad?!

LEER MÁS 

SERPIENTES Y ESCALERAS – EL UNIVERSAL

En menos de un mes, dos crisis graves en materia de inseguridad y violencia del narcotráfico en México han involucrado directamente a los Estados Unidos: primero, el operativo fallido en Culiacán el pasado 17 de octubre, en donde el gobierno mexicano no pudo retener a Ovidio Guzmán ni cumplir una petición de extradición de la justicia estadounidense, y luego, la terrible masacre de nueve ciudadanos estadounidenses, tres mujeres y seis niños, todos ellos pertenecientes a la poderosa comunidad mormona. 

LEER MÁS