UdeC realiza Conversatorio sobre violencia

Colima, 12 Julio.- Cada vez más mujeres tienen algún vínculo con la delincuencia organizada, principalmente porque sus parejas están relacionadas con este tipo de delitos, comentó la directora del Instituto Colimense de la Mujer (ICM), Mariana Martínez Flores, en el marco de un Conversatorio llevado a cabo en la Universidad de Colima, y como parte de las acciones que realizan para atender a mujeres violentadas por casos del crimen organizado o narcotráfico.

Martínez Flores habló del municipio de Tecomán, donde es común que las mujeres solamente quieran tramitar una orden de protección y no una denuncia o divorcio: “En el instituto nos centramos en resguardarla, valoramos con qué parte del crimen organizado tiene vínculo, si hay amenazas o no, y analizamos el municipio en que se encuentra para canalizarla a un refugio, cuidando que sea de un cártel distinto”.

En la recientemente creada Fiscalía Especializada en Delitos por razones de Género y Trata de Personas, Virginia Cuevas Venegas, su titular, dijo que las mujeres llegan como víctimas y, en coordinación del ICM, se les asigna un refugio e inmediatamente crean una carpeta de investigación formal para realizar el seguimiento. Mientras tanto, en el CAM encabezado por Martha Lucía Flores también reportó un caso.

Respecto al trabajo que se realiza con la población infantil y juvenil víctima de la violencia, Martha Lucía Flores, del CAM, explicó que este se aborda platicando de lo que les gusta y lo que no en su escuela; hablan de bullying, de las relaciones entre niños “y reflexionamos con los menores sobre qué pasa con ese trato”. Poco a poco, agregó, se abordan más temas como la violencia.

Y en cuanto al papel que juegan las policía municipales y estatales, todas las dependencias arriba señaladas coincidieron en contar con el apoyo de las corporaciones de seguridad pública, sin embargo, Nancy Lau aclaró que ninguna de las instancias de ayuda en las que ellas trabajan son escudos humanos, ya que tienen alcances y limitaciones, porque tuvieron casos en que los agresores se presentaron en las instituciones, siguieron a su compañera y hubo amenazas, “por ello, nos apoyamos en la seguridad pública”.

Antes de finalizar, Mariana Martínez aclaró que si bien en la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2016 (ENDIREH-2016), la violencia en Colima disminuyó por abajo de los 15 primeros estados de la República Mexicana, éstos son resultados de percepción que arrojan datos sobre nuevos tipos y modalidades de violencia.

Para ella, el mejor indicador de la violencia hacia la mujer en Colima es el Banco de Datos: “En esta base podemos obtener información de los casos e incluso de manera geo-referenciada, esto es, informaciones tales como las colonias exactas y hasta las cuadras con mayores índices de violencia”.

Foto tomada de la página de la UdeC