Celos y extorsión podrían dar pistas del asesinato de Leonardo

De acuerdo con la Procuraduría General de Justicia capitalina hay dos hipótesis que desencadenó el caso Leonardo. Una es una posible extorsión cometida por este joven contra el párroco Francisco Javier otros dos sacerdotes; y una venganza por una posible relación sentimental que tenía con una joven.

Leonardo Avendaño pretendía ser seminarista, solo se dedicaba a oficiar misas en el templo de Cristo Salvador, no tenía ni un ingreso económico, su único apoyo era su madre quien le daba 10 mil pesos al mes, pero falleció.

De acuerdo con la PGR, Leonardo tenía un SUV Chevrolet Tras de modelo reciente y frecuentaba destinos como Aspern, Milán, Beirut o Miami.

Previo a su asesinato, el seminarista había arrendado un departamento en Ayuntamiento 129, en la colonia Miguel Hidalgo Primera Sección, en la alcaldía de Tlalpan, muy cerca del templo donde vivía; por este inmueble pagaría más de 6 mil pesos.

Dentro de las investigaciones, se encontró un teléfono celular y un iPad, donde encontrara fotografías “comprometedoras” de Leonardo con otros religiosos, entre ellas imágenes con tres sacerdotes, entre ellos el padre Francisco Javier.

En las investigaciones, también se pudo constatar que Leonardo mantenía una relación con una joven por lo que podría considerarse una posible venganza de su agresor al conocer esta situación.

Sobre el caso, Ernestina Godoy, procuradora capitalina, señaló que en los tres meses que fueron fijados por el juez de control para complementar la investigación en el homicidio de Leonardo Avendaño, esta dependencia ampliará sus pesquisas a las cuentas financieras de la víctima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *