El clembuterol y la Federación Mexicana de Fútbol

La droga usada por los jugadores de fútbol se llama: clembuterol funciona dentro del organismo como eliminador de grasa, ayudando a aumentar la masa muscular.

En el periodo entre julio de 2013 y marzo de 2019, la Federación Mexicana de Fútbol fue notificada de 87 resultados analíticos en los resultados anti dopaje informó el periódico el Reforma.

Pero este año la federación de fútbol no fue la única en sacar resultados positivos, la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte también sacó 2 mil 125 muestras donde 87 estaban contaminadas con Clembuterol, Dexametasona y Betametasona, sustancias prohibidas por la Agencia Mundial Anti dopaje (AMA).

Sin embargo, los competidores que sacaron dichos resultados positivos de clembuterol eran de distintos equipos por lo que se manejo como accidental y en los analíticos adversos se tomo como negligencia médica y se terminó exculpando a los futbolistas

Por otra parte persisten dudas en si el consumo de este anabolizante además de afectar la salud si se ingiere en de manera excesiva, también puede darles ciertas ventajas a los deportistas.

Pero de igual forma el fútbol mexicano no está obligado bajo ninguna ley el utilizar o no anabolizantes.

“El fútbol mexicano no está obligado por ningún reglamento ni por ninguna ley a ejercer los controles anti dopaje, los ejerce porque el fútbol mexicano quiere un deporte limpio y porque confía en que el trabajo que se hace en los clubes es el adecuado y que no se requiere de sustancias extrañas al cuerpo para mejorar el rendimiento”, explicó el ex futbolista Bonilla.

A pesar de no estar bajo ninguna ley, los entrenadores se encuentran comprometidos con los jugadores y cuestionan a aquellos que salen positivos a ciertas sustancias.

“Hemos participado entregando todas las muestras, los estudios, haciendo cuestionamientos a los jugadores afectados de dónde consumieron los alimentos, donde los compraron, dónde fueron cocinados, etcétera, todo esto para que las autoridades tengan un seguimiento de dónde se dan los casos y puedan actuar en consecuencia. Nosotros estamos claros, estamos transparentes y actuando de conformidad con lo acordado”, expuso el directivo.

Como pasó en 2011 con Guillermo Ochoa que al haber consumido carne que estaba contaminada de clembuterol le costó el París Saint-Germain, en 2011.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *