La forma en la que eres espiado a través de Google Chrome

Foto: Pixabay

Foto: Pixabay

Al entrar a navegar en internet, lo que menos nos esperamos es que seamos espiados, o por lo menos no somos conscientes de ello, hasta que realmente nos damos cuenta lo invasivo que puede llegar a ser navegar en internet.

Ya no es cuestión de ver qué navegador es más rápido, práctico o agradable. De acuerdo con expertos, las prioridades en esta época han evolucionado y ahora debemos optar por opciones más seguras y que nos ayuden a evitar algo que comúnmente oímos, pero no sabemos a qué se refiere: las cookies.

Aunque en teoría no deberían ser un problema, las cookies son aquellos elementos que te siguen en el transcurso de un página y que, en algunos casos, compañías pueden utilizar para saber qué tipo de anuncios mostrarte. 

De acuerdo con The Washington Post, muchas de estas cookies son “implantadas” por empresas de publicidad, en la mayoría de los casos, es Google quien lo hace (sí, Google, la empresa dueña del navegador que seguro utilizas).

En un texto publicado por el medio, se describe cómo el gigante tecnológico permite que sitios de compras, noticias e incluso el gobierno, etiqueten navegadores para permitir que empresas de publicidad y datos puedan obtener esa información.

Google, obtiene ganancias importantes dirigiendo anuncios; y esta es la forma en la que puede hacerlo. Es capaz de, mediante las cookies, crear un «perfil» en donde estén tus intereses, gustos, lugares favoritos e incluso los precios que pagaste por algún producto (aún si solo utilizaste gmail y te llegó una notificación de compra). Es legal y completamente válido para las compañías.

Tras un experimento con otro navegador, luego de una semana de navegar por la web, más de 10 mil cookies de terceros fueron detectados por Firefox, una empresa cuyo fin no es precisamente vender anuncios o dirigirlos. 

A decir de algunos expertos, Google no tiene prisa por cambiar esta dinámica de Chrome que actualmente no discrimina a cualquier cookie y se encuentra abierto, pues es su forma de operar los ads desde hace mucho. Sin embargo, directivos de la compañía han mostrado su preocupación y han afirmado estar trabajando en el tema. 

Lo más inmediato que se puede hacer, es cambiar de navegador por alguno que bloquee cookies de terceros por default, como Apple Safari o Mozilla Firefox. Aunque dada la popularidad de Chrome, resultaría complicado migrar todo lo que habita en el navegador, la mayoría de extensiones y opciones que gustan de chrome pueden encontrarse en otros.

Existen formas, incluso, de migrar todas los marcadores y favoritos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *