Antes de enfermarse, medíquese

Son ahora las agencias de publicidad las que dictan la narrativa de los ensayos clínicos, lo que se busca ahora es que una molécula pueda ser una marca: comenta doctor Daniel C. Hallin de la University de California en San Diego en el 40 aniversario de la Asociación Mexicana de Investigadores en Comunicación (AMIC)

El Dr. Hallin hace una reflexión sobre la mediatización en el campo de la medicina y observa que las lógicas de la mercadotecnia han incidido en la forma de hablar sobre las enfermedades dentro del campo de las industrias de salud.

Uno de los ejemplos que expuso el Dr. Hallin fue el del medicamento Vioxx, un fármaco antiinflamatorio no esteroide. El medicamento que salió del mercado después de la muerte de Robert C. Ernest en 2001 que fue llevada a corte. Esto tuvo una caída en las acciones del laboratorio Merck ya que se encontró que su medicamento provocaba daños cardíacos.

En 2004, Merck dejó de vender su medicamento “Vioxx” después de que en un senado clínico se encontraron pruebas de que provocaba riesgos a la salud en comparación con un placebo. Pese a que los científicos expresaron su preocupación por el uso de dicho medicamento, la compañía decidió venderlo y el Dr. Edward M. Scolicnik se negaron a publicar en la etiqueta los riesgos cardíacos que provocaban.

De acuerdo a un artículo de Luis Carlos Silva Ayçaguer Vioxx fue publicidad como un “súper analgésico” que, se mantuvo en el mercado hasta llegar a producir ganancias de miles de millones de dólares pero con un costo social de decenas de miles de muerte y con una campaña de publicidad engañosa. 

El caso de Vioxx fue un ejemplo donde el discurso científico es desplazado por las lógicas de mercado donde imperan las ventas. Daniel Hallin puntualizó en su conferencia magistral, marco de la 40 aniversario del AMIC, que “la biomedicina se ha convertido un recurso latente potente a través del cual interpretamos y buscamos transformar cuerpos y vidas”. Ahora si no somos felices o tenemos un problema con nuestra sexualidad, podríamos tener un problema médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *