Carlos, pudo cruzar la frontera pero no sobrevivir a una gripe

La muerte de Carlos Gregorio Hernández, el joven de 16 años, ha replanteado el proceso de detención de migrantes y las condiciones de salud con las que cuentan estos centros de detenciones. 

Cuando el joven guatemalteco fue detenido por la Patrulla Fronteriza se reportó como sano, pero después falleció en uno de los centros de detención de migrantes, aunque hasta la fecha no se ha reportado la causa de su muerte.

De acuerdo con un funcionario de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, el menor viajaba solo, en su ingreso fue sometido a una revisión médica, donde no se le detectó ni una enfermedad.

Al respecto, el personal médico del Centro de Procesamiento Centralizado conocido como Ursula, por su ubicación, al detectar  que 32 migrantes padecían altas fiebres ordenaron que no hubiera más ingresos de migrantes para que no se contagiaran.

El caso de Gregorio es el cuarto caso en lo que va del año de migrantes que mueren en los centros de detención. Quizá su principal reto no es el largo camino que deben atravesar sino enfrentar las múltiples enfermedades que los espera en La Hielera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *