Áreas protegidas de Colombia, se salvan del narco pero no de la deforestación

Después del la firma del Acuerdo de Paz en La Habana, por el ex presidente Santos de Colombia, las FARC desocupa las áreas protegidas de Colombia, las cuales eran usadas para siempre ilegal de coca y como campo de minas antipersona, ante el vacío de poder, estos espacios se convierten en víctimas de al deforestación y la tala ilegal de madera.

Del conflicto armado del que se salvaron estos espacios naturales, transitan al comercio ilegal por lo que urge que el gobierno colombiano ejecute medidas de protección para estos espacios, en lo que va del año del 35% de la deforestación aumentó a un 43%, reporta el periódico El Espectador de Colombia.

Como se señala en El Espectador, la deforestación ganó terreno ante el vacío de autoridad y la disputa por  economías ilegales.

-En 2018 el municipio de La Macarena, Meta concentró 20% de la deforestación de Colombia

-En PNN Tinigua es el área protegida más afectada por la remoción de capas de bosque, con más de 80% de deforestación en el total de Parques Nacionales. A partir de 2018, este espacio fue ocupado por ganado.

-Las tierras han sido sustituidas por siembras ilegales de hojas de coca en algunas Parques Nacionales como Tinigua, Nukak, Chiribiquete y Picahos. Así como la llegada masiva de familias de otras regiones del país en busca de tierras, las cuales son amparadas por mafias regionales, latifundistas y organizaciones armadas como las disidencias de las FARC.

-En el sur del país, el trafico ilegal de madera ha acaparado las tierras y figura como la principal amenaza para los bosques.

Para recuperar estos espacios, uno de los compromisos que adquirió el Estado colombiano en el acuerdo de La Habana fue la nueva zonificación ambiental del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *