Hospital de Sonora utiliza garrafón como casco cefálico para recién nacida

Sonora, 19 Febrero.- Dalia Valdivia dio a luz a su bebé en un vehículo, luego de que le negaran atención médica en un hospital de Magdalena, en Sonora.

Tras su regreso para solicitar ayuda al centro médico, a la bebe le fue colocado un garrafón de agua como casco cefálico neonatal por problemas de bronquitis.

La denuncia la realizó Nohemí Hernández de Valdivia, abuela de la bebé, a través de las redes sociales, en donde relató que su hijo y su neura se dirigieron al Centro de Salud de Magdalena de Kino para pedir intervención médica de urgencias.

“Para sorpresa y desesperación de mis hijos, una mujer, que estaba ahí en urgencias, al parecer recepcionista le dijo que no la podía aceptar porque no había cupo. Ellos son una familia que cuenta con el Seguro Popular, así que iban en la confianza que da oír en cada discurso de políticos y funcionarios, qué hay voluntad y disposición para que una mujer embarazada cuente con inmediata y buena atención médica”, explicó.

“Mi hijo le pidió a la mencionada señora que por favor hiciera algo porque su bebé estaba por nacer, pero de nuevo fue rechazado con toda la frialdad el mundo y le dijo que no era su problema, que no había cupo ni camas. Mi hijo les pidió que aunque sea la revisaran, pero también se negaron”, afirmó.

Tras la negación, decidieron tratar de ir a otro centro médico, pero la labor de parto ya estaba tan avanzada que tuvieron que detener el auto y recibir a la bebé ahí mismo, después regresaron al Centro de salud para que les brindaran atención.

“Al verles las ingresaron, cuando ya la niña iba con tan baja temperatura que tuvieron que meterla a la incubadora, desarrollando un cuadro como de neumonía y con un quejido y flemas que según los médicos podía ser agua en sus pulmones. La niña nació respirando bien y llorando bien y seguramente fue la baja temperatura ambiental que sacudió su salud por tan repentino cambio” mencionó Nohemí.

En su denuncia recalca que después de que su nuera pasó a atenderse vió que había más de dos camas desocupadas y bien tendidas, lo que provocó mayor indignación porque se negaron completamente a atender a una mujer embarazada.

Por su parte la Secretaría de Salud del estado se encuentra realizando una investigación clínica al respecto para esclarecer los hechos.

La directora del Hospital General de Magdalena, Rebeca Villa Morales, explicó que se improvisó un casco de oxígeno neonatal para poder salvaguardar la vida de la menor, ya que los equipos que tienen estaban siendo utilizados.

“Estamos en comunicación constante con los padres de la menor y hacemos el compromiso de estar muy al pendiente de lo que requiera; tanto la madre como la bebé se fueron sanas, hoy acudirá a consulta para realizarle su tamiz neonatal”, declaró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *