Fernando Tapia, director general de la fundación Carlos Slim, destacó que a lo largo de la historia del país se ha transitado del concepto de caridad al de beneficencia, al de filantropía posteriormente y hoy en día se habla de inversión social.

Con esto buscan centrarse en la personas y en hacer lo posible para generar su desarrollo, y que sean las comunidades vulnerables las que reciban un retorno de inversión y no las empresas.

Tapia, dijo que cuando su organización llega a una comunidad, no buscan imponer el proyecto, sino piden permiso antes de intervenir  y preguntan las necesidades y los deseos de los pobladores.

Suena como una ganar – ganar, esperemos que este modelo sea replicado por otras compañías y/o fundaciones para que las zonas más vulnerables salgan adelante, con la ayuda necesaria.

Imagen Forbes México