“Cerraremos la puerta a los moches”

Candidata a la Diputación Federal se reunió con los afiliados a la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en Colima

“Durante mi gestión como diputada federal, le cerraré la puerta a los «moches» esa práctica insana que se da al gestionar y radicar a los estados los recursos que se asignan para construcción de obra pública porque terminan afectando a los constructores locales”, así se expresó Mely Romero candidata a la Diputación Federal por el Distrito 1 durante la reunión que sostuvo con los afiliados a la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en Colima.

La aspirante Romero Celis se comprometió a propiciar que las constructoras locales se queden con los recursos para la construcción de obras. “Trayendo recursos para que los constructores de Colima ejecuten obra en la localidad, es como reactivaremos la economía del estado y así se generen más y mejores empleos para los colimenses”.

Tras poner en marcha el primer “Laboratorio de Soluciones” específicas a la temática “Ingreso familiar, emprendimiento y empleo de alto valor”, la abanderada de la coalición Todos por México refirió que, de acuerdo a los datos más recientes del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO, 2014), el estado de Colima tiene el cuarto lugar nacional en esa materia: competitividad.

“Tenemos la capacidad en el estado para impulsar el crecimiento económico y elevar el ingreso familiar, dijo Mely Romero. Por ello buscamos a través de los Laboratorios de Soluciones mejorar la productividad laboral, la atracción de inversiones y la promoción de marcas locales, apoyando de manera integral los proyectos productivos”.

Enfatizó que “debemos empujar también al sector secundario, que no ha mostrado el despegue necesario para acompañar el crecimiento económico de la entidad y dar un nuevo auge al desarrollo en el estado. Lo necesitamos para elevar el ingreso familiar en un sector más amplio de la población”.

Y como principal factor para lograr este cometido, mencionó la aspirante a diputada federal, está evitar actos de corrupción como los llamados “moches”. Afirmó categórica que durante el ejercicio de su función pública, que incluye su paso por el Congreso del Estado, el Senado de la República y una subsecretaría en Sagarpa, nunca ha aceptado dádivas o regalías por gestionar recursos para apoyar a los grupos sociales.

Acompañada por su coordinador de campaña, Luis Gaytán Cabrera, Mely Romero detalló a los constructores cómo los diputados federales han tenido, históricamente, una bolsa de recursos para la gestión de obras que ronda los 15 o 20 millones de pesos, dependiendo del estado de la República y el número de legisladores por entidad. Si continúa esta dinámica en la siguiente legislatura, comentó, ese esquema posibilitará traer recursos para las diferentes obras que realiza este importante gremio.

FORTALECER A LA EMPRESA LOCAL:

«Me duele que se señale a todos los funcionarios por igual. Pero en lo que me concierne, no permitiré, conforme a mi manera de trabajar, absolutamente ningún «moche», ninguna comisión y ningún favor que tenga que ver con esa bolsa de recursos, o cualquier otro recurso que yo pueda gestionar en mi carácter de diputada federal. En mi opinión, no es posible que este tipo de acciones negativas sigan sucediendo», afirmó Mely Romero.

La candidata del PRI-PVEM-PANAL expresó que es necesario «transparentar nuestro actuar y ser sometidos a evaluaciones y acordar una permanente comunicación para ver cómo se quieren priorizar las inversiones para Colima». Por ello, hizo con los constructores un doble compromiso: mantener una fiel comunicación con ellos, y no recibir dádivas ni regalías.

«Porque nunca lo hecho en mi función pública. En el Ayuntamiento de Cuauhtémoc, donde fui tesorera, manejé un presupuesto de 56 millones de pesos; y en la Subsecretaría de Desarrollo Rural era de 12 mil millones de pesos. Absolutamente, ningún peso mal habido he manejado y lo puedo decir con la frente en alto», remarcó.

Mely Romero manifestó que, indudablemente, autoridades y constructores tienen que hacer equipo para resolver las problemáticas de la sociedad, de las comunidades y colonias. Por lo tanto, se deberá propiciar que las constructoras locales se queden con los recursos para la construcción de obras, porque son los generadores de empleo y detonadores del movimiento económico. «Y si se fortalecen las empresas locales se fortalece la economía local».

Para terminar, Mely Romero dijo a los presentes que en el Congreso de la Unión presentará iniciativas que coadyuven a garantizar que sean las empresas locales las que obtengan las inversiones. Y, sobre todo, a evitar al máximo prácticas de corrupción para que los constructores no se vean afectados.

Fotos tomadas de la página de Mely Romero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *