La historia del agricultor chino: VIDEO

” Todo el proceso de la naturaleza es un proceso integrado de inmensa complejidad. Y es realmente imposible saber si algo que sucede en ella es bueno o malo. Porque, nunca se sabe cuáles serán las consecuencias de una desgracia. O, nunca sabes cuáles serán las consecuencias de la buena fortuna.”  Allan Watts

Ciudad de México, 09 Febrero.- En nuestra sociedad estamos acostumbrados a ser muy extremistas en nuestros pensamientos y sobre todo a inclinarnos en términos de lo bueno y lo malo.

¿Pero realmente qué es lo bueno y qué es lo malo?, ¿lo bueno es éxito y lo malo es fracaso?,  esta pequeña animación basada en una historia tradicional china nos deja pensando acerca de la forma tan rígida en la que juzgamos los hechos de la vida y en su lugar a comprender la esencia de la misma, pensando en que las probabilidades son tan amplias e impredecibles que difícilmente pueden ajustarse a los límites de una noción absoluta.

Esta historia fue narrada por Alan Watts, un filósofo de origen británico que se ha dedicado a difundir las enseñanzas del budismo zen.

Así que déjate sorprender sobre esta parábola que nos recuerda lo difícil que es hablar de ganancias o pérdidas cuando se intenta hacer un balance en la vida.

” Todo el proceso de la naturaleza es un proceso integrado de inmensa complejidad. Y es realmente imposible saber si algo que sucede en ella es bueno o malo. Porque, nunca se sabe cuáles serán las consecuencias de una desgracia. O, nunca sabes cuáles serán las consecuencias de la buena fortuna.”  Allan WattsCiudad de México, 09 Febrero.- En nuestra sociedad estamos acostumbrados a ser muy extremistas en nuestros pensamientos y sobre todo a inclinarnos en términos de lo bueno y lo malo.

¿Pero realmente qué es lo bueno y qué es lo malo?, ¿lo bueno es éxito y lo malo es fracaso?,  esta pequeña animación basada en una historia tradicional china nos deja pensando acerca de la forma tan rígida en la que juzgamos los hechos de la vida y en su lugar a comprender la esencia de la misma, pensando en que las probabilidades son tan amplias e impredecibles que difícilmente pueden ajustarse a los límites de una noción absoluta.

Esta historia fue narrada por Alan Watts, un filósofo de origen británico que se ha dedicado a difundir las enseñanzas del budismo zen.

Así que déjate sorprender sobre esta parábola que nos recuerda lo difícil que es hablar de ganancias o pérdidas cuando se intenta hacer un balance en la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *