Revela estudio que ballenas azules son diestras

Aunque científicos e investigadores han concluido que el comportamiento zurdo en el reino animal es inusual, no descartan que exista alguna especie que lo prefiera

Ciudad de México, 27 Noviembre.- Al parecer las ballenas azules, el mamífero más grande en todo el mundo y cuyo peso de cada una equivaldría a 25 elefantes juntos, sí tienen literalidad, es decir: prefieren utilizar un lado de su cuerpo más que el otro.

La revista científica Current Biology publicó el pasado lunes, un estudio en el que investigadores de Estados Unidos y Suecia confirmaron que las ballenas azules tienen preferencia por su  lado derecho del cuerpo al momento de buscar alimentos.

Basado en en el análisis del movimiento de 63 ballenas azules, que a su vez se zambulleron dos mil 800 veces frente a las costas de California, la investigación señala que prefieren su lado derecho cuando se sumergen para atrapar su alimento; sin embargo, cuando bajan hacia aguas mucho más profundas, prefieren cambiar a su lado izquierdo, con la finalidad de mantener su mejor ojo, es decir, el derecho sobre su presa.

La razón de este cambio específico podría ser simple: meterse tanta comida en la boca como les sea posible, dijo el informe publicado en Current Biology.

“Este es el primer ejemplo en el que los animales muestran diferentes comportamientos lateralizados dependiendo del contexto de la tarea que están realizando”, dijo James Herbert-Read, de la Universidad de Estocolmo, en Suecia y coautor del trabajo.

Aunque científicos e investigadores han concluido que el comportamiento zurdo en el reino animal es inusual, no descartan que exista alguna especie que lo prefiera y esperan continuar analizando a más especies no solo de ballena, sino de otro tipo, para comprobar si existe o no lateralidad.

“Nos vimos completamente sorprendidos por estos hallazgos, pero cuando consideramos el sentido tomando en cuenta qué ocurre cuando las ballenas atacan cardúmenes más pequeños, el comportamiento parece ser efectivo, eficiente y en línea con los mecanismos que impulsan sus comportamientos alimenticios rutinarios”, señaló el autor principal Ari Friedlaender, un experto en cetáceos del Instituto de Mamíferos Marinos de la Universidad Estatal de Oregon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *