Las razones de mi renuncia: Zavala

Hace dos años anuncié mi intención de buscar la Presidencia de la República. Hice todo por ser la representante del PAN.

Ciudad de México, 09 Octubre. Margarita Zavala

Entré al PAN porque me enseñaron a amar y a servir a México, y mi vocación de servicio la decidí llevar a cabo en la política. Las vocaciones deben asumirse de manera íntegra. Elegí al Partido Acción Nacional porque aquí encontré la lucha por la honestidad en la vida pública, la construcción del bien común y la democracia. Entre las cosas que más me llamaron la atención fue la manera de hacer política: honesta, libre y valiente.

Durante mis 33 años de vida en el PAN, lo serví con cariño, con la seguridad de que era el mejor instrumento que podíamos tener los ciudadanos para transformar al país. Pero el recorrido de los últimos años, me mostraron a un partido alejándose de los ciudadanos, sin la renovación necesaria, fuera de reglas democráticas y metido en un torbellino de intereses que no permitía la discusión democrática, ni la libertad y para caminar servía más el silencio, la resignación, el arreglo y en algunos casos hasta la cobardía.

Hace dos años anuncié mi intención de buscar la Presidencia de la República. Hice todo por ser la representante del PAN.

Durante dos años pedí un método democrático, transparente y claro, que se escuchara a la ciudadanía para tomar una decisión.

La respuesta siempre fue una evasiva. En todo ese tiempo demostré con un equipo de jóvenes que nos podíamos mantener arriba en las encuestas dentro y fuera del PAN. Y a pesar de no tener un millón y medio de spots que Ricardo utilizó para tratar de alcanzarme, no lo logró. ¿Qué hubiera pasado si los números hubieran sido al revés? ¿Si Ricardo hubiera estado adelante en las encuestas? Me hubieran pedido a mí la declinación.

Presenté varias propuestas de método, la última la semana pasada. Le dije claramente a Ricardo que yo quería ganar o perder en el PAN, y que si era esto último, le levantaría la mano. Nunca hubo disposición de competir.

Que nadie se equivoque. Mi renuncia no es la causa de la división del PAN sino su consecuencia. Es el resultado de un partido dividido por una jefatura que impide participar a quien no se suma al “proyecto” personal. Es el resultado de la división que provoca la actitud de quien debiendo ser jefe, se comporta como candidato; de quien en lugar de dirimir controversias, prefiere profundizarlas.

Se tenía que agachar la cabeza ante el dirigente. Hubo algunos que no aceptaron. Yo nunca lo acepté. En suma, impuso en el PAN condiciones antidemocráticas que tanto criticamos en el PRI y en otros partidos.

No tiene caso abundar en los agravios. Me voy por una elemental congruencia. Tengo muchas razones para irme sin rencores. No tengo más que palabras de agradecimiento para el PAN en el que nací y crecí, en el que he pasado la mayor parte de mi vida. Me llevo al PAN en el corazón. Siempre seré panista. Los valores que encontré y aprendí en Acción Nacional me seguirán acompañando toda la vida y de esos no me separo.

Renuncio al PAN además porque la ley me obliga a hacerlo, incluso antes de conocer la forma en que se decidirá la candidatura del llamado Frente. De no hacerlo, quedaría impedida para participar en la contienda electoral.

Mi renuncia es porque no había otra alternativa. Mejor dicho: si la había, la de quienes me insistían en que lo mejor era callarme “por el bien del partido”, replegarme y esperar. Una muestra más del abuso que se le pretende imponer a millones de mujeres en la política y en la vida diaria. Quiero romper el mito de que a las mujeres nos toca una “digna y elegante retirada”, una sacrificada sumisión.

Lucharé con todo por ganar la Presidencia, pero por lo pronto que esta decisión ojalá sea también un punto de referencia para darle dignidad a las mujeres y que sirva para romper esquemas y sacudir a los resignados.

Al irme, doy las gracias a los panistas. Lo digo con la seguridad de que los que buscamos el bien, nos encontraremos siempre en el camino. Gracias también a mi familia. Gracias por su amor y comprensión.

Renuncio al PAN pero no a mi deber de hacer política con principios y participar en la vida pública de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *