98% de mujeres con cáncer son abandonadas

En el evento “Tinta Esperanza Cáncer de Mama 2017” en Michoacán, se indicó que el 98 por ciento de las mujeres con cáncer son abandonadas mientras su enfermedad va progresando o llevan a cabo su tratamiento

Michoacán, 09 Octubre.- En el evento “Tinta Esperanza Cáncer de Mama 2017” en Michoacán, se indicó que el 98 por ciento de las mujeres con cáncer son abandonadas mientras su enfermedad va progresando o llevan a cabo su tratamiento, según datos de la directora del Sistema Estatal de Desarrollo Integral para la Familia, Rocío Beamonte Romero.

En este evento se benefició a más de 70 mujeres y se entregaron 203 trenzas al Centro Estatal de Atención Ontológica para la elaboración de pelucas, además de haber anunciado que 50 mujeres y hombres serán beneficiados con tatuajes de pezón por parte de Óscar Fabían quien ha venido trabajando en “Tinta Esperanza” como encargado.

Beamonte Romero hizo un llamado a los familiares de las de las pacientes y a toda la sociedad para que no abandonen a las mujeres durante el proceso de este tipo de enfermedad, pues es una lucha que se realiza en familia.

Por otra parte Óscar Fabían que junto con su equipo, prestan el servicio explicó que devolverles un poco de autoestima y confianza que a consecuencia del cáncer de mama perjudica a las mujeres es un privilegio para el.

Así mismo incitó a que se sigan realizando este tipo de programas, pues aunque parece que sus labores son muy mínimas se ha logrado ver como gracias a este tipo de procedimientos, las pacientes dejan de ser mujeres sumisas y tristes, pues recuperan un poco de lo que habían perdido.

Por medio del arte, de esto que hago es que estoy generando un cambio y creo que esto es como el cierre y culminación de la enfermedad, después de todo este tipo de procesos tan difíciles, que es como cerrar un capítulo en sus vidas. Expresó Fabián.

Una de las mujeres sobreviviente del cáncer de mama fase 4 relató la felicidad que sintió por el tatuaje de pezón que le realizó Fabián.

Yo no me atrevía ni a verme al espejo. Este tatuaje es un trofeo que llevo dos años con él y no dejo de mirarme en el espejo. Ahora me siento completa, mi autoestima, todo valió la pena y valió porque supe que ya pasó y pude superar el cáncer avanzado.

 

Con información de Mi Morelia

Imagen vía web

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *