Analizarán instalación de alerta sísmica

Protección Civil explicó que el éxito de la alerta sísmica de la Ciudad de México se debe a la distancia que hay entre la zona donde se generan los temblores

Colima, 12 Septiembre.- Para la posible instalación de una alerta sísmica en la entidad se requiere de un análisis profundo, puesto que ello implica identificar los focos generadores de los sismos, así como la viabilidad técnica para obtener un alertamiento oportuno de la misma señal, así lo expresó Ricardo Ursúa Moctezuma, director Operativo de la Unidad Estatal de Protección Civil (UEPC).

Ursúa Moctezuma explicó que el éxito de la alerta sísmica de la Ciudad de México se debe a la distancia, 300 kilómetros, que hay entre la zona donde se generan la mayor parte de movimientos telúricos para la capital del país, que es el estado de Guerrero, y cuando se genera un temblor, la velocidad de la onda sísmica viaja a una menor velocidad que la onda electrónica que genera el difusor sísmico, que corre incluso por fibra óptica; “entonces esta onda llega con mucha antelación de entre 40, 50 o más segundos, lo que genera un tiempo adecuado para alertar a la población de un movimiento que se ha generado”.

Comentó que han tenido acercamientos con el Centro de Instrumentación y Registro Sísmico (CIRES), que en nuestro estado ha instalado alrededor de cuatro sensores que funcionan para la alerta sísmica de la Ciudad de México, pero para una posible instalación de una alerta sísmica local, primeramente, reiteró, las autoridades expertas en la materia deben tener un estudio de los focos, origen, zonas o placas tectónicas que son generadoras de sismos.

“También se debe conocer cuál sería la distancia donde se generan estos movimientos para poder mandar la alerta; si se detecta el movimiento en la costa, la señal electrónica llegaría en el mismo tiempo que la onda sísmica, entonces no sería fructífero”, citó el Director Operativo de Protección Civil.

Comentó que cuando se tenga la base de la distancia, entonces podrán sacar un alertamiento preventivo, no como el que tiene la Ciudad de México, ya que Colima es un estado costero, porque además del costo de los difusores de la alerta sísmica, se deben contemplar los receptores, que incluso pueden ser particulares, es decir, que además de los que se pudieran adquirir públicamente que son para escuelas, oficinas, lugares de concentración de personas, entre otros; familias o grupos pueden adquirir estos receptores, los cuales la misma empresa distribuye.

Recordó a la población que los sismos no son predecibles y el hecho de que en la Ciudad de México se alerte a la población es debido a la distancia que hay desde donde se generan éstos con la misma Ciudad de México. “Hay que dejarlo bien claro, por ejemplo, en la Ciudad de México se alerta a la población con hasta 50 segundos de anticipación, entonces pudiera tenerse la creencia de que se avisa antes de que se generen los sismos y eso no es posible, los sismos no son predecibles y la alerta entra en acción cuando ya se genera el movimiento”.

Fotos de archivo tomadas de la página de PC-Colima

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *