Militares ya no quieren combatir el narco

“Hemos tomado medidas drásticas para combatir al mal, pero si tanto les hiere que violemos los derechos humanos del sicario ‘inocente’, entonces hagan la chamba ustedes.”

Tamaulipas, 18 Mayo.- Soldados de tropa destacamentados en Tamaulipas difundieron una carta en la que expresaron su deseo de regresar a los cuarteles porque están hartos de luchar contra sicarios.

En un escándalo que involucra a las Fuerzas Armadas en tema de Derechos Humanos, circula a través de las redes sociales, una carta en donde menciona que los militares están cansados de la narco-guerra,  debido a que capturan criminales, pero en poco tiempo salen libres gracias a que las autoridades no hacen su trabajo.

Estamos cansados de ver como emboscan a nuestros compañeros de forma cobarde y que ninguna autoridad, Organización No Gubernamental y de Derechos Humanos hagan algo.

En el escrito presentado señalan que constantemente pierden compañeros en esa guerra, pero aunque eso no lo toman como motivo de venganza, siempre les deja el dolor de ver ‘hermanos’ caer sin que nadie haga algo; “Porque somos nosotros los que salimos a partirnos la madre con los sicarios”, peleando contra criminales para salvaguardar a la sociedad porque los policías están involucrados en el mismo crimen organizado.

Somos nosotros los que luchamos, no tú defensor de derechos humanos, no tú miembro de alguna ONG que nos acusa de lo peor, no tú que te quejas de nuestro trabajo en la comodidad del hogar.

Así mismo los soldados de infantería añadieron que muchos de sus compañeros fueron “levantados” en su día libre y  que han sido torturados hasta la muerte, incluso han matado a sus familias como represalia y eso les duele.

En el texto también se menciona que la violación de derechos humanos por parte de militares  es un  tema que no debe ocultarse, sin embargo, no es para justificar el actuar de sus compañeros de armas.

Solo diré lo siguiente y queda a criterio de la sociedad: Queremos que el país sea mejor, y si para lograrlo hay que morir o quedar mal de por vida, con gusto aceptamos el precio, pero no echen nuestro sacrificio al carajo. Hemos tomado medidas drásticas para combatir al mal, pero si tanto les hiere que violemos los derechos humanos del sicario ‘inocente’, entonces hagan la chamba ustedes.

Entre sus expresiones, para concluir se destaca que prefieren regresar a los cuarteles para que la sociedad este segura de que nadie le tocará un pelo al sicario, y ver cuanto tiempo aguanta el país sin un soldado “partiéndose la madre en la sierra y conteniendo este mal”

Información Proceso / imagen vía web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *