Sin partido, gana Macron elección en Francia

El próximo 14 de mayo, cuando tome posesión de su nuevo cargo, se convertirá en el líder más joven de Francia desde que Napoleón fue coronado emperador

Ciudad de México, Mayo 07- El presidente electo de Francia, Emmanuel Macron, celebró este domingo su victoria ante sus seguidores y subrayó que lo conseguido desde que lanzó su movimiento político, hace poco más de un año, “no tiene precedente ni equivalente”.

“Lo que hemos hecho desde hace tantos meses no tiene precedente ni equivalente. Todo el mundo decía que era imposible. ¡Porque no conocían Francia!”, subrayó Macron en la Explanada del Louvre, en un discurso cargado de emotividad ante decenas de miles de personas.

El joven político socioliberal, de 39 años, insistió en que la tarea que queda por delante es “inmensa”, y pidió a los que han votado por él que vuelvan a respaldar en las legislativas de junio a su plataforma política para “construir una mayoría (de gobierno) verdadera, fuerte, una mayoría del cambio al que el país aspira”.

“Esta mayoría de cambio es lo que espero de vosotros en seis semanas, porque os sigo necesitando”, señaló.

Macron, que rindió homenaje a sus “compañeros de ruta”, a su “familia” y a sus “allegados“, advirtió de que lo que vendrá ahora “no será todos los días fácil, la tarea será dura”.

Prometió a su auditorio que les dirá la verdad, que les protegerá y que su objetivo es unir y reconciliar.

Macron llegó al escenario levantado ante el Louvre en una secuencia de una escenografía muy cuidada, bajo los acordes de la Oda de la Alegría, himno oficial de la Unión Europea, basado en la Novena Sinfonía de Beethoven.

Allí recordó que el Louvre “recorre nuestra historia, del Antiguo Régimen a la liberación de París” de la ocupación nazi, y dijo que esta noche “Europa y el mundo nos mira” porque “esperan que defendamos en todas partes el espíritu de la Ilustración (…) Esperan que seamos nosotros mismos”.

El presidente electo reconoció que una parte de los que le dieron su apoyo hoy lo hicieron pese a no estar de acuerdo con sus ideas, “sólo por la República, contra el extremismo”. Su mensaje para ellos fue: “Protegeré la República”.

Igualmente se refirió a los que sufragaron por su rival Le Pen, que “han manifestado enfado, desconcierto, a veces convicciones”.

A ellos les dijo que hará todo lo posible para que dentro de cinco años “no tengan ninguna razón para votar al extremismo”.

¿Quién es Macron?

Es la primera vez que se presentaba a unas elecciones, tiene menos de 40 años y no pertenece a ningún partido. Y ganó.

Emmanuel Macron ganó este domingo las elecciones presidenciales en Francia tras derrotar en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales a la candidata ultraderechista Marine Le Pen, del Frente Nacional.

El próximo 14 de mayo, cuando tome posesión de su nuevo cargo, Macron se convertiría en el más joven líder de Francia desde que Napoleón fue coronado emperador a los 35 años.

Pero, ¿quién es Emmanuel Macron? ¿Cómo logró en poco más de un año hacerse con la presidencia de la segunda economía de la Unión Europea?

En Marche!

Macron saltó a la escena política primero como asesor económico del presidente socialista François Hollandey, desde 2014 como su ministro de Economía.

Antes había trabajado como banquero de inversión en Rothschild & Cie.

En abril de 2016, sin haber dejado aún su cartera en el gobierno, lanzó el movimiento En Marche! (¡En marcha!) con un acto público en Amiens, su ciudad natal, en el norte del país.

En aquel momento aseguró que su intención era superar las diferencias tradicionales entre la izquierda y la derecha.

“Refundar desde abajo, de manera sincera, auténtica, verdadera. La idea de este movimiento político es una dinámica: ante el bloque de la sociedad, intentar avanzar“, afirmó en Amiens.

Macron se presentó como liberal en lo social, partidario de la desregulación económica y defensor a ultranza del actual modelo de Unión Europea.

Cuando en noviembre, seis meses después de la creación de En Marche!, el ya exministro anunció su candidatura, algunos vieron en esa decisión un salto al vacío.

Sin embargo, a medida que avanzó la campaña presidencial, Macron afianzó su liderazgo en las encuestas y en las urnas, pasando a segunda vuelta donde este domingo enfrentó y derrotó a Le Pen.

“Hay gente que argumenta que Macron era la mejor opción para frenar a Marine Le Pen porque al ser más centrista puede recabar apoyos tanto a izquierda como a derecha“, le dijo a BBC Mundo el profesor Philippe Marlière, de la University College London.

“Sin embargo, también se dice que su punto débil era que no se sabe bien de dónde viene, que no tiene experiencia”, agregó.

No obstante, la mayor parte de los analistas dudaba de las posibilidades reales de Le Pende llegar a la presidencia: en una segunda vuelta, señalan, la candidata del FN tendrá difícil superar el 50% de los votos necesarios para vencer.

En este sentido, el politólogo Thomas Guénolé relativizaba la importancia del rival a la hora de frenar a la candidata del Frente Nacional en el balotaje.

“Todos vencerían a Le Pen en la segunda vuelta”, afirmó el analista en diálogo con BBC Mundo.

Macron llegó a la segunda vuelta al frente de un movimiento político que no está constituido como partido y que no cuenta con representantes electos, y esto plantea una situación inédita en la historia reciente del país.

Así, al llegar a la presidencia, Macron dependerá para gobernar del apoyo de diputados de otros grupos, al menos hasta las elecciones legislativas de junio.

Con tres candidatos que aglutinan el 75% de los votos, los resultados de las elecciones de este año eran inciertos.

Guénolé trata de ilustrar el quién es quién de las elecciones presidenciales francesas a través de un paralelismo con la política estadounidense.

Emmanuel Macron es la versión francesa de Hillary Clinton. Es un defensor de la globalización que intenta que se le considere de izquierdas porque asegura que la extrema derecha es mala. Es curioso porque Le Pen sería la versión francesa de Donald Trump y Jean Luc Mélénchon, el candidato de la izquierda radical, sería la versión francesa de Bernie Sanders”, agregó el politólogo.

Pero volviendo a Francia, para explicar la popularidad de Macron, apuntan los analistas, hay que entender la coyuntura que atraviesan los partidos tradicionales.

En un clima de desafección frente a las clases políticas, el líder de En Marche! se posicionó como una alternativa a los partidos tradicionales, reclamando (como hace el Frente Nacional desde otras coordenadas ideológicas) el voto de los electores descontentos.

Macron es una especie de populista en el centro. El populismo puede ser de derechas, de extrema derecha, de izquierda o de extrema izquierda, pero también puede ser centrista. Él está diciendo a la gente que efectivamente las cosas están mal y que no es de derecha ni de izquierda. Les dice: síganme, soy un líder fuerte”, apunta Marlière.

 

Con información de EFE y BBC Mundo

Imágenes vía web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *