Asalto sexual, la realidad de las mujeres inmigrantes

Esta es la verdadera realidad que viven miles de mujeres inmigrantes, la mayoría centroamericana en su travesía a territorio estadounidense

Arizona, 03 Mayo.- Una inmigrante salvadoreña víctima de violencia doméstica por 15 años decidió ir por el sueño Americano y relató la historia de las inimaginables tragedias que vivió en su camino.

Sufrí muchas violaciones en la frontera de Guatemala y México

En su relato “Clara” (se omitió su apellido) fue víctima de varios “coyotes que ofrecieron cruzarla a los Estados Unidos por poco dinero a lo cual accedió sin imaginar lo que sufriría.

Nos fuimos como unas cinco señoras, tres muchachas y dos niñas de entre ocho o 10 años

Pero nos llevaron a una cabaña alejada, amarró a todas de los pies y manos y allí fuimos violadas una y otra vez.

Él nos violaba en grupo a todas, no agarraba separadas, él llegaba y agarraba a una y agarraba a la otra en la misma cabañita donde estábamos, yo miraba lo que le hacía a otras señoras, ellas miraban lo que me hacía a mi, y así pasamos varias semanas allí.

Esta es la verdadera realidad que viven miles de mujeres inmigrantes, la mayoría centroamericana en su travesía a territorio estadounidense. Las personas que se encuentran involucradas en la trata de blancas se aprovechan de las personas que cruzan de manera ilegal, se convierten su principal enfoque, lo que los hace la causa del verdadero peligro.

El vocero de la Patrulla Fronteriza en Tucson Arizona, Daniel Hernández, explicó que los reportes de mujer violadas y lastimadas son muy frecuentes, pero muchas de ellas prefieren callar estas agresiones por temor de ser reportadas y rechazadas por la comunidad.

“Para una mujer el denunciar a un persona que la haya violado, expone mucha humillación por parte de las autoridades que rara vez hacen algo ante tales casos” mencionó Anna Oleary investigadora de la Universidad de Arizona.

Después de que clara fue rescata mencionó que nunca tuvo ayuda de parte de las autoridades, sino que al contrario, al adquirir toda la información y las herramientas para meter preso a su agresor, la deportaron a el Salvador.

Muchas mujeres conocen los riesgos que existen de violación en el recorrido que emprenden al cruzar la frontera, por lo que  se preparan y compran anticonceptivos.

Clara mencionó que en su segundo intento para cruzar, el grupo de mujeres con el venía, traían todas inyectado un anticonceptivo y preservativos en sus bolsas. Según las investigaciones de la Universidad de Arizona, las mujeres inmigrantes son vulnerables al narcotráfico y a los “coyotes”.

“Hemos ido a lugares como Altar Sonora donde abiertamente venden anticonceptivos porque las mujeres saben bien que al cruzar la frontera es alta la probabilidad de que vayan a ser asaltadas sexualmente” comentó Oleary.

Pero esta vulnerabilidad no solo existe con terceros, pues muchas veces son violadas por miembros del mismo grupo con el que viajan.

Existen diferentes organizaciones en todo el país que ofrecen servicios de ayuda para las mujeres que son violadas durante su travesía, así como asesoría legal, atención médica y psicológica.

“Muchas personas psicológimente se van preparando por decirlo así, pero los mismos factores que las están rodeando las empujan a ‘vete y tomate el riesgo'” Sostuvo Martha Muñoz, psicóloga.

Información Zócalo / Imagen vía web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *