A la baja, consumo en restaurantes durante 2016

El presidente de la Canirac en Colima asegura que la disminución se debe a factores como la falta de turismo e inseguridad.

Colima, 29 Dic.- El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) del estado de Colima, Sergio Contreras, aseguró que durante este 2016 se registró una caída de entre 5 y 10 por ciento en el consumo de alimentos y bebidas en el sector restaurantero, en comparación con el año anterior.

El empresario atribuyó esta disminución a factores como la amplia oferta gastronómica que existe actualmente en la entidad, la falta de turismo, la inseguridad, la elección extraordinaria para gobernador y los despidos que se dieron en el Gobierno del Estado a finales del 2015.

“En términos de la economía yo creo que fue un año en ventas, un año que casi lo andamos sacando igual o tantito abajo, yo diría un cinco por ciento abajo del 2015; 2016 hubo menos venta, estoy hablando en general de todos los negocios porque hay uno o dos que a lo mejor reputaron, pero no te puedo hablar de eso, en lo general yo creo que bajaron las ventas un 10 por ciento”, respondió.

Contreras recordó que en los últimos seis años ha aumentado en un 600 por ciento el número de restaurantes, lo que quiere decir que por cada restaurante que había hace cinco años, en la actualidad hay seis, aunque también mencionó que la inseguridad en la entidad es un problema que no ha sido resuelto y consideró que eso también los ha afectado.

“Se está empezando a promover el turismo, pero seguimos hablando que falta turismo para que llene nuestras mesas, acuérdate que hubo dos elecciones que fue complicado, que el Plan Estatal de Desarrollo salió en agosto y el dinero se detuvo, hubo despidos a finales de 2015 de mucho personal de gobierno, entonces el 2016 entró con mucha gente que no tenía recursos, que salía a cenar a comer o desayunar y dejó de hacerlo”, añadió.

Sin embargo, en cuanto a las expectativas para el próximo año, dijo que los restauranteros colimenses ven a 2017 como un año muy vulnerable, pues consideran que les afectará el alza del precio del dólar frente al peso mexicano, los aumentos anunciados en los combustibles, así como los incrementos en la electricidad.

Aunado a los impuestos que tienen que pagar año con año, los restauranteros colimenses están asumiendo los incrementos de los insumos, los combustibles y la energía eléctrica y han contenido los aumentos de los precios en las cartas, a pesar de que ya no les están dejando las ganancias que les dejaban antes, expuso.

Con información de Ángel Guardián

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *