Seguridad y Estado de derecho: voces y expectativas

El día que México sea un auténtico Estado de derecho no habrá muro que nos detenga

Margarita Zavala

@Mzavalagc

 

Ciudad de México, 28 nov.- El pasado 24 de noviembre, Dignificación de la Política, la asociación civil que dirijo, realizó su cuarto foro Voces y Expectativas sobre dos temas cruciales: seguridad ciudadana y Estado de derecho. Tuvimos la presencia de los más destacados especialistas en el país: Edna Jaime, María Elena Morera, Alejandro Hope, Jorge Tello, Jorge Chabat y Jorge Fernández Menéndez nos compartieron su visión sobre la seguridad. Y Ana Laura Magaloni, Susana Pedroza, Rafael Estrada Michel, Gustavo Fondevila y Jorge Lara participaron con ideas y propuestas para fortalecer el Estado de derecho. La relatoría completa estará disponible en https://dignificaciondelapolitica.org/voces-y-expectativas. Hoy, ofrezco a ustedes algunos de los puntos que fueron presentados y que me parecieron muy relevantes.

Uno, el reto fundamental es fortalecer las instituciones del Estado para lograr institucionalizar la política de seguridad. Se dijo que el “software”, es decir, las políticas de seguridad, no funcionan porque lo que ya no sirve es la computadora: el “hardware”, las instituciones del Estado. Agregaron también que cuenta el “operador” de la computadora, porque un operador que niegue que la computadora ya no sirve, nunca la va a arreglar.

Segundo, hay que revisar urgentemente el esquema de responsabilidades de seguridad, que ya no funciona, especialmente en la rendición de cuentas de los gobiernos estatales. Coincido en que debemos hacer diagnósticos localizados con intervenciones a la medida, sostenidas en el tiempo y que sean evaluadas con base en resultados. Ese es el tipo de políticas de largo plazo que México requiere.

Tercero, hay que invertir en las policías y su dignificación y profesionalización. Llevamos mucho tiempo sin alcanzar un consenso político en cuanto al modelo de policía que necesita México. Urge generar ese consenso para contar con policías profesionales y honestas. Un punto en el que vale la pena reflexionar es el reto de tener autoridades de seguridad que crean realmente que sí es posible ser legal y eficaz al mismo tiempo.

Cuarto, en cuanto a Estado de derecho, se habló de estudiar la conflictividad social y las necesidades de la gente para que a partir de ahí, se pueda construir la “justicia de todos los días”. Esto implica atender los obstáculos al Estado de derecho: el miedo, la desconfianza a la autoridad y la ruptura del tejido social. También se puso énfasis en la urgencia de fortalecer el sistema de defensoría pública y profesionalizar ya a las procuradurías del país, para evitar que el sistema de justicia siga siendo ese laberinto inhumano que castiga al inocente y deja impune al culpable.

Y quinto, el combate a la corrupción como tarea central para comenzar a construir un Estado de derecho eficaz. Porque quienes tienen la responsabilidad de aplicar la ley no pueden ser los primeros en desconocerla, en ignorarla o en violarla. Si algo ha quedado claro en estos años, es que sí importa quién está en el gobierno, sea a nivel federal, estatal o municipal. Factores como el grado de compromiso de las autoridades y el liderazgo ético sí tienen un peso muy importante: ahí donde el gobierno es corrupto, la legalidad nunca tendrá raíces profundas.

El más grande reto de México es resolver la inseguridad y la falta de un eficaz Estado de derecho. A ese reto, se suma ahora una gran incertidumbre, por las políticas que puede seguir el próximo gobierno de Estados Unidos. Queda claro que es hora de poner nuestra casa en orden, y que el muro que más nos debe preocupar es el muro de la corrupción y de la impunidad. El día que México sea un auténtico Estado de derecho y el gobierno cumpla la ley y la haga cumplir, ese día México será un país próspero y justo, habremos vencido a la corrupción y nuestra economía crecerá a todo su potencial. Ese día no habrá muro que nos detenga.

Abogada

Publicado originalmente en El Universal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *