Cambian la forma de comunicarse con “innovadoras piedras”

Se inspira el CEO a diseñar un dispositivo para hacer transparente la comunicación no verbal.

Smartstones

Ciudad de México, 05 Jul.- Andreas Forsland, diseñador y fundador de las Smartstones táctiles junto con la app Prose, que anteriormente trabajó como estratega de producto para marcas como Philips y Citrix. sin querer ha creado una nueva manera de comunicarse.

Todo comenzó, hace cuatro años, cuando su madre fue hospitalizada con neumonía y estuvo conectada a un respirador durante semanas. Ante su incapaz de hablar y de poder comunicarse, Forsland buscó la forma de poder intercambiar afirmaciones de amor y apoyo con ella de una forma inteligente. Esta experiencia lo inspiró a diseñar un dispositivo para hacer transparente la comunicación no verbal.

El resultado fue la creación de las Smartstones táctiles, dispositivos electrónicos en una carcasa tipo mousse con forma de piedra, que perciben ciertos gestos táctiles programados con propiedad de la app Prose.

Con ciertos movimientos, la “piedra” se ilumina con luces led, vibra o incluso proyecta el sonido de un altavoz interno. Al deslizar en movimiento o simplemente agarrar la piedra envía una señal a las personas.

Las Smartstones, integran otros elementos de primera necesidad como el reloj de Apple convirtiendo las señales a voz. También, interpreta corrientes eléctricas del cerebro en palabras y frases recurrentes con el Emotiv: un auricular EEG, un accesorio de la app. La app Smartstones fue lanzada en fase beta en abril. Siendo exitosa para aquellas personas que sufren de esclerosis lateral amiotrófica, parálisis, lesiones cerebrales, entre otras. Porque pueden finalmente, “pensar en hablar”

“Queremos democratizar la voz”, dice Forsland, CEO de la empresa con sede en Santa Mónica, California, estando disponible actualmente únicamente en Estados Unidos para los usuarios de iOS con un costo de $59 dólares, mientras que un Smartstones táctil y la app completa cuestan $129 dólares.

La compañía ha descubierto que los usuarios al utilizar la app, desarrollan un lenguaje propio. Por ejemplo, deslizar el dedo hacia arriba en la pantalla del teléfono normalmente indica “sí”, mientras que deslizar hacia abajo significa “no”. “Izquierda” y “derecha” se han convertido en estándares para “bueno” y “malo”, respectivamente.

“Se puede establecer cualquier vocabulario que deseen utilizar para cada golpe, siendo totalmente personalizada,” dice Forsland: “Así que tengo mi lista de frases, y mi amigo tiene el mismo número de gestos y podemos configurarlo para decir lo que queramos. Cada quien puede tener su propio vocabulario y se pueden agregar terceras personas para triplicar el vocabulario”.

Ya sea que los usuarios se comuniquen a través de un auricular EEG, las Smartstones o simplemente con la app Prose, Forsland explica que la tecnología de su empresa es una manera de “desbloquear sus mentes para que puedan hablar.”

El abril pasado, este proyecto recibió el Premio de Oro en los Premios Edison, una competencia que reconoce a los productos y servicios más innovadores del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *